¿CÓMO ACTUAR FRENTE A UNA SITUACIÓN DE AGRESIÓN O ACOSO SEXISTA?

Las agresiones sexistas que sufrimos las mujeres en los espacios de ocio han sido durante muchos años normalizadas, considerando que éstas eran el peaje que las mujeres debíamos pagar por estar en espacios que se consideraba que no nos pertenecían. Sin embargo, la participación de mujeres y hombres, en libertad, en cualquier espacio de la vida es esencial para avanzar hacia una igualdad real, en la que el sexo no sea una variable que limita el espacio y el horario de nadie.

En los últimos años se han dado pasos decididos en este sentido, y cada vez estamos más cerca de alcanzar esa igualdad que no limite las oportunidades ni coarte la participación de nadie, sin embargo, aún nos queda mucho por hacer hasta alcanzar el objetivo de plena igualdad. En este sentido, el compromiso de los locales de ocio en la lucha frente a las agresiones sexistas es algo fundamental para acabar con situaciones desagradables y discriminatorias en las actividades de ocio, en las que debe prevalecer el disfrute y diversión, con el respeto a la libertad de todas las personas y la condena de aquellos comportamientos que se dirigen precisamente a lo contrario.

Ese compromiso se detalla en el apoyo que el personal de estos locales brinda a aquellas víctimas que han vivido una situación de agresión sexista, siguiendo una serie de orientaciones que permitan realmente establecer un apoyo efectivo, desde la empatía, el respeto y la coordinación con los recursos y servicios que deben actúan ante este tipo de situaciones. A continuación, puedes encontrar una serie de orientaciones para actuar en el caso de que te encuentres en una situación de agresión sexista, en función de tu perfil. Consúltalo y actúa en consecuencia.

1. Pon tus límites y actúa como quieras.

2. Si aún indicando tales límites, la situación incómoda o de acoso no cesa, acude al personal para informarles de la situación que estás viviendo.

3. Si es una situación se vuelve amenazante o empiezas a sentir peligro, llama la atención de la gente de tu alrededor (grita fuego, socorro, etc.) si te es posible.

4. En el momento que puedas, dirígete al personal para informarles de la situación.

1. Habla con la persona agredida, pregúntale si necesita ayuda.

2. Si necesita encontrar a su grupo de referencia o contactar con alguien de confianza, ofrécete a ayudarle. 

2. Acompáñale a pedir ayuda al personal del local.

3. Si es una situación grave llama inmediatamente al 112.

1. Informar del compromiso del local con la ayuda a víctimas de agresiones sexistas.

2. Ubicar dentro de la sala un espacio para poder atender estas situaciones de forma tranquila e íntima.

3. Tranquilizar y mostrar una actitud empática con la víctima que acuda en busca de ayuda, siendo conscientes de que se trata de un momento delicado.

4. Creer y apoyar a la mujer que pide ayuda, sin atribuir responsabilidad en lo que ha pasado.

5. Evitar presionar para conocer los detalles de la situación vivida. Dar el tiempo necesario a la mujer que solicita ayuda para que pueda expresarse.

6. Ofrecer acompañamiento en el proceso, si así desea la mujer que acude en busca de ayuda.

7. Indicar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad todos los detalles para que puedan ayudar a identificar al agresor.

8. No actuar como escudos ni enfrentarse a la persona agresora. Esta tarea se dejará en manos de profesionales.

9. En el caso de que haya lesiones graves, estado de inconsciencia o de shock, contactar inmediatamente con los Servicios de Emergencias llamando al 112.

10. Facilitar los recursos necesarios a la víctima para contactar con su red de apoyo (amistades, familiares, etc.) en caso de que desee ponerse en contacto con alguien.